Mi estilo para explicar alemán

Ver más Educación 21 febrero, 2016

Estaba estudiando un documento sobre las conjunciones coordinantes para transformarlo en una hoja de consulta y me gustaría compartir con vosotros algunos detalles que han llamado mi atención y que son una clara muestra de la diferencia entre cómo enseña el idioma un nativo, para quien todo es ‘obvio’, y cómo eseña el idioma una persona que lo ha estudiado y conoce la dificultad que tiene en ocasiones encontrarse ante una explicación y extraer tanto lo que dice como lo que no dice.

Yo siempre intento que la explicación y los ejemplos sean sencillos. Un ejemplo no puede generar ningún tipo de duda. Para es propósito, debe ilustrar exclusivamente el tema central de la explicación sin incluir elementos que puedan resultar desconocidos o generar confusión sobre si afectan o no afectan. A fin de cuentas cabe pensar que si los han puesto por algo será. Incluso los traduzco para evitar que el vocabulario sea el problema.

El dichoso documento.

En primer lugar trae 5 unas frases de ejemplo de las conjunciones aber, denn, und, oder y sondern. En las tres últimas se aprecia el sujeto y el verbo entre paréntesis, pero no será hasta el siguiente párrafo donde explicarán que el sujeto y el verbo se pueden omitir en ciertas circunstancias. Si ya lo has ejemplificado, porqué poner más ejemplos; y si vas a poner ejemplos específicos para esta explicación, porqué complicar las anteriores con elementos aún sin explicar.

Por supuesto, relacionado con las conjunciones coordinantes viene el tema de la posición del verbo en las frases. Entre todos los millones de frases que podría poner para ejemplificar sus explicaciones, pone una frase con un verbo modal y sin el verbo principal. Yo no digo que esté mal, seguramente sea un coloquialismo aceptado, pero qué necesidad hay de emplear una forma que puede suscitar dudas.

Si en un párrafo indicas que sólo und, oder y sondern pueden omitir el sujeto y el verbo cuando ambos se repiten, no puedes poner después un ejemplo de aber y omitir el sujeto. Yo no digo que no sea correcto, digo que no se ha explicado y no cabía pensar que así fuera. Entonces dejas al estudiante ante el dilema de extrapolar una regla sin saber con exactitud en qué casos podría aplicarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *