Análisis sintáctico

Comparativo en una subordinada

Ver más Análisis sintáctico 8 febrero, 2008

Nos dice la gramática que la conjunción subordinante weil envía el verbo al final de la frase subordinada.

Así que muchos escribiríamos:

Ich kaufe nicht im Bahnhot ein, weil es da teurer als im Supermarkt ist.

Porque parece tener sentido dejar toda la perífrasis del comparativo junta, sin embargo he encontrado en un ejercicio del libro Optimal A2 que lo correcto seria:

Ich kaufe nicht im Bahnhot ein, weil es da teurer ist als im Supermarkt.

Pronombres relativos, no siempre mueven el verbo al final.

Ver más Análisis sintáctico 30 enero, 2008

Lo he encontrado en el libro “Keine Schanps für Tamara”.

Es waren drei Männer. Den einen von ihnen erkannte ich.

Habían tres hombres. Uno de los cuales conocía.

¿Y porqué no?

Es waren drei Männer, den einen von ihnen ich erkannte.

Así es cómo nos han enseñado a usar los pronombres relativos, como el primer elemento de la frase subordinada y con el verbo al final, pero aquí lo han escrito en dos frases, y resulta tan válido.

Ir, venir, y volver.

Ver más Análisis sintáctico 24 noviembre, 2007

Ir es el verbo más genérico que tenemos, a menudo usado para indicar movimiento hacia un punto en el que no estamos en el momento de hablar. Para ello utilizan los verbos gehen o fahren (según si hace falta un medio de transporte).

Ich fahre nach Frankfurt am Montag.

Me voy a Frankfurt el Lunes.

Venir lo utilizamos para indicar movimiento desde un punto en el que no estamos en el momento de hablar al punto en el que estamos en el momento de hablar. Para ello utilizan el verbo kommen.

Und ich komme am Mittwoch.

Y vengo el miércoles.

Volver lo utilizamos para indicar movimiento de regreso a un punto en el que no estamos en el momento de hablar, desde el cual se inició el viaje o el cual se ha mencionado antes. Para ello utilizan el adverbio zurück.

Aber ich fachre am Freitag zurück…

Pero tengo que volver el viernes…

um am Samstag zu zurück zu kommen.

para regresar aquí el sábado.

Una curiosidad sobre el verbo gustar

Ver más Análisis sintáctico 31 octubre, 2007

Hablando es español con una austríaca, me ha llamado la atención su frase:

A todo el mundo le gusta mucho los árboles.

Supongo que habrá pensado:

Allen gefallen die Bäume.

En ambos idiomas, el verbo concuerda en número con el sujeto, la cuestión es: ¿cuál es el sujeto en nuestro caso?

A todo el mundo le gusta mucho la naturaleza.

A todo el mundo le gustan mucho los árboles.

Es un defecto de nuestra forma de hablar, para nosotros el suejeto es la segunda parte subrayada, deberíamos decir:

La naturaleza le gusta mucho a todo el mundo.

Los árboles le gustan mucho a todo el mundo.

También es un caso raro que a todo el mundo lo consideramos singular, así que repito más ejemplos de lo mismo.

La naturaleza le gusta mucho a mi hermano.

Los árboles le gustan mucho a mis hermanos.

De todo esto, la cuestión más relacionada con la gramática alemana, es esa sensación que todos habremos tenido alguna vez, que su opinión sobre qué gusta a quién parece invertida.

Me refiero que para nosotros, la cosa que gusta es el sujeto, y la persona a la que le gusta es el objeto indirecto, mientras que para ellos, la persona a la que gusta es el sujeto, y la cosa que gusta es el acusativo (objeto directo).

En la siguiente típica frase, quién no ha tenido la sensación de que el hablante (sujeto) presume de que gusta a la otra persona. Disculpad la bestialidad de la traducción, insisto, es la sensación que da…

Ich mag dich.

Yo te gusto.

Tiene sentido, si lo comparas con:

Ich gebe dir Geld.

Yo te doy dinero.

Ser, Estar, y … Haber

Ver más Análisis sintáctico 28 octubre, 2007

Tenemos asumido que en otros idiomas no existe diferencia entre ser y estar, pero estaba pensando el otro día cómo suele traducirse haber y me dí cuenta que en muchas ocasiones son estos tres verbos uno mismo en alemán (o en inglés).

Cuesta encontrar un ejemplo, porque en muchas ocasiones existe una traducción alternativa que evita discretamente esta curiosidad, como es el caso para preguntar si hay más cerveza en la nevera.

Haben Sie mehr Bier im Kühlschrank?

¿Tiene más cerveza en la nevera?

Pero podemos esforzarnos por provocar la necesidad de utilizar el verbo haber en nuestra traducción mental y entenderemos que hay, no entenderemos que está (aunque lógicamente lo está), la cerveza en la nevera.

Es ist mehr Bier im Kühlschrank.

Hay más cerveza en la nevera.

El adverbio “mal” como sinónimo de “irgendwann”

Ver más Análisis sintáctico 21 octubre, 2007

En la siguiente frase veremos cómo informalmente puede utilizarse mal con el significado cuando alguna vez… o cuando por fin….

Comenta un hombre, que está a punto de jubilarse…

Ich habe mir immer ausgemalt, dass ich mehr reisen würde, wenn ich mal jeden Tag frei hätte.

Yo siempre me imaginé, que viajaría más, cuando por fin tuviera todos los días libres.