Historia con Amazon Kindle Direct Publish

Ver más Proyecto web 14 abril, 2014

Abril 2012: Mi cabeza une dos ideas, que el libro de gramática se está vendiendo bien y que Amazon permite que vendamos nuestros libros electrónicos. Así que investigo cómo se generan los libros electrónicos y me pongo manos a la obra pensando que me costaría poco tiempo porque el contenido ya está escrito. Incurro en el clásico error de infravalorar el esfuerzo pero finalmente acabo publicando mi ebook.

Tiempo más tarde, pudieron ser semanas, recibo una notificación diciendo que gran parte del contenido de mi libro se había encontrado publicado en la web y preguntando si tenía derechos para publicarlo. No se dignaron en mirar que el autor del libro y el autor de la web (nombre presente en todas las páginas) eran el mismo. Les contesté y me olvidé del asunto. Aunque me quedé con una sensación un poco turbia y aunque me había costado un esfuerzo publicarlo, nunca revisé si el asunto se había zanjado correctamente.

Diciembre 2012: Pasó el tiempo, llegaron las Navidades 2012 y llegó un checke de Amazon. Eso sí fue una sorpresa, más que los regalos de Papá Noel y los Reyes, jeje. Así que pensé, si éste libro se vende bien, el libro de Alemán Fácil se tiene que vender mejor aún y de nuevo me puse manos a la obra.

Abril 2013: Costó menos esfuerzo, porque esta vez partía de varios HTML en vez de un PDF, aunque no por ello fue un paseo.

Lejos de mis expectativas, no se produjeron grandes ventas.

Paréntesis: Ahora es el momento de comentar que la herramienta de gestión de libros de Amazon es infame e impropia de una empresa de esa embergadura. Con deficiencias como no poder listar ingresos entre dos fechas y tenerte que ceñir a los informes que preparan; que las ventas se listen por separado para cada país y no puedas tener un vistazo global; que no recibas notificaciones cuando alguien emite una opinión y ahí es donde quería llegar …

Junio 2013: Una persona hace una mala crítica del libro (completamente cierta) que me pasa desaparecibida ya que no recibo notificación alguna y no me paso el día (ni la semana, ni el mes, ni el trimestre, …) mirando mis libros en Amazon.

Enero 2014: Visto que no vendo nada, decido bajar los precios, eso sí, sigo sin molestarme en mirar mis propios libros.

Marzo 2014: Haciendo limipeza en el escritorio del ordenador del trabajo me encuentro un enlace que lista mis libros en Amazón y de pronto observo el comentario que se publicó en Junio de 2013. Corrijo el problema pero … ¿qué pasa con los 9 meses donde la gente no ha comprado el libro por la mala crítica? :(

Le pido a una amiga que sí tiene Kindle (yo no tengo) que compre el libro, confirmo el fallo, lo soluciono, lo publico y … mi amiga no recibe la nueva versión :o( WTF!

Ahora intentaré que un par de personas pongan una buena crítica, discretamente distanciados en el tiempo y esperemos que la situación mejore.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *